Un testamento es un trámite que nadie debe pasar por alto porque permite decidir sobres sus bienes a quien lo realiza y que evita muchos conflictos familiares. Sin embargo, pocas personas están al tanto de que existen distintos tipos de testamento ordinario.


Los tipos de testamento son:


  • El testamento público abierto que se otorga ante un notario público de acuerdo con las disposiciones de las leyes. Las cláusulas se redactan por escrito y se sujetan estrictamente a la voluntad del testador. Solo se pueden presentar testigos cuando el testador lo solicite, cuando no pueda o sepa firmar, si es sordo, si no sabe o pueda leer o si es ciego.
  • El testamento público cerrado puede ser escrito por el testador u otra persona si este se lo solicita. Para realizarlo se necesita que el papel donde sea escrito el testamento o donde se contenga esté muy bien cerrado y sellado. También se puede solicitar el sellado en presencia del notario.
  • El testamento público simplificado es donde dentro de la misma escritura de la adquisición de un inmueble para vivienda se establecen los herederos.
  • El testamento ológrafo es escrito por puño y letra del testador mayor de edad en su totalidad y debe contar con su firma.
  • El testamento marítimo es aquel que se realiza en una embarcación de la Marina Nacional. En él deben estar presentes dos testigos y el capitán quien será el encargado de resguardar las copias y entregar una de ellas a un representante consular mexicano.

 

Estos son los testamentos de tipo ordinario que existen. También se encuentran los testamentes especiales que podremos abordar en una siguiente ocasión.


No olvide que, si necesita asesoría legal, puede acudir al despacho de abogados y notaría pública del Lic Luis Ernesto Escobar Ontiveros.